¿Las máquinas o el empleado?

Vemos como en países avanzados, la tecnología ya forma parte del crecimiento humano, cada vez se adapta más y más a nosotros y logra ser tan objetiva y provechosa, que muchos la consideran como una de las adicciones más condescendiente del siglo 21. Es verdad que muchas veces el problema no es el exceso de tecnología, aveces el problema es el mal uso que le damos a estas, pero bueno, mientras las fábricas sigan creando, el consumidor seguirá consumiendo los productos de estas.

Países como China, Japón o hasta el mismo Estados Unidos, han creado sistemas en los cuales máquinas operadas por un algoritmo o una inteligencia artificial logran realizar procesos laborales de lo más normal. Estos avances se acreditan en aquellas agencias que normalmente se nos dificulta el indagar, pero en varios de estos países, ya existe un sistema robótico que ya está ejerciendo.

Esto obviamente preocupa a más de uno, pues el simple hecho de pensar, que existen máquinas creadas para que directamente te quite tu puesto de trabajo y que encima sea capaz de hacerlo mejor, es algo que resulta frustrante y fastidioso, es por esta y muchas otras razones que estamos introduciéndonos en una era en la que empresas de alto nivel prefieren hacer negocios con una máquina, la cual siempre que esté en servicios será eficiente, siempre dará lo mejor de si y sin importar lo cuan extraño sea este mundo actual, es un hecho, que tales máquinas serán capaces en un futuro no muy cercado, de tener actitudes humanas, pero mantendrán su esencia como máquinas.

¿Qué hay para nosotros?

Claro, si países primermundistas están pasando por esto, que queda de aquellos que apenas tienen para sobrevivir de la pobreza, ¿qué queda de aquellos países que se deben sostener del turismo o del comercio para poder sobrevivir?

Es incierto, pero de algo si que estamos claro, y es que sin importar cuantas empresas nazca con el objetivo de crear máquinas que se encarguen de hacer el trabajo por nosotros, la humanidad siempre será necesaria, pues el comportamiento humano para tan solo socializar con otros humanos, es más que necesario.

Es verdad que podrán haber máquinas capaces de razonar, de escuchar y aconsejar. Puede que a la hora de servir un producto o de simplemente hacernos mirar hacia el, utilizarán técnicas ya patentadas por muchos de los seres humanos, pero si realmente queremos hacer la diferencia, tan solo tenemos que hacerlo un poco mejor, pues no en todo el mundo ni en todos los puestos la robótica llegará. Por lo menos no ahora.

Sobre El Autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados